La atracción #1 para ver en Ostende

¡Así que nadie se sorprendió más que yo cuando realmente disfruté de mi visita al Museo del Muro Atlántico en Ostende, Bélgica!

El Museo del Muro Atlántico está clasificado como la atracción n.º 1 de Cosas que hacer en Ostende en TripAdvisor.com. Antes de mi visita, me pareció extraño que un museo militar tuviera este honor. ¡Especialmente cuando Ostende tiene playas tan increíbles! Pero después de mi visita al museo al aire libre, entendí por qué.

Confesión #1: No soy realmente una persona de museo. Confesión #2: Definitivamente no soy una persona de museos militares.

¿Qué es el Museo del Muro Atlántico?

Retrocediendo un poco para aquellos que no están familiarizados con su historia como yo, el Muro del Atlántico fue una fortificación construida por los alemanes. Fue utilizado tanto en la Primera Guerra Mundial como en la Segunda Guerra Mundial. Como era de esperar, las partes mejor conservadas de la fortificación son las de la Segunda Guerra Mundial. Fue construido para detener el ataque de los aliados. Pero en realidad, vio poca acción cuando los aliados atacaron en Normandía. Estaba estratégicamente ubicado, se encuentra con la costa del Mar del Norte y se extiende hasta la frontera entre España y Francia.

El Museo del Muro Atlántico está ubicado en el Dominio Roversjide, que alberga 3 museos en total. Uno de esos museos es un monumento al Príncipe Carlos, quien, por cierto, también declaró que el Muro del Atlántico debe preservarse para las generaciones futuras.

El Muro del Atlántico estaba muy estratégicamente ubicado, encontrándose con el Mar del Norte.
El Muro del Atlántico estaba muy estratégicamente ubicado, encontrándose con el Mar del Norte.

Por qué disfruté este museo

Creo que la razón por la que disfruté tanto de mi visita es que los visitantes pueden volver sobre los pasos literales de los soldados alemanes. El recorrido de audio autoguiado de dos horas lleva a los visitantes a través de más de 2 km de trincheras, 60 búnkeres, puntos de observación y sitios de armas. Estás literalmente donde estaban los soldados.

Cañón alineado en una posición estratégica para defenderse de los Aliados que vienen del Mar del Norte
Cañón alineado en una posición estratégica para defenderse de los Aliados que vienen del Mar del Norte

Incluso sin antecedentes militares, reconocí de inmediato cuán estratégicamente se estableció la fortificación.

Uno de los muchos búnkeres que se encuentran en el museo militar al aire libre.
Uno de los muchos búnkeres que se encuentran en el museo militar al aire libre.

Echando un vistazo al interior de los búnkeres, rápidamente me di cuenta de que no me gustaría pasar un par de días allí, y mucho menos mucho tiempo. La mayoría de las actividades diarias (menos estar alerta) ocurrían bajo tierra. Estos búnkeres no tenían ventanas y en gran parte no tenían luz. Los búnkeres están equipados de una manera que te muestra cómo era la vida en la fortificación. Los refugios antibombas eran aún más sombríos, aunque ciertamente mejores que la alternativa.

Obstáculos escondidos a lo largo de la costa del Mar del Norte para evitar que los Aliados se acerquen
Obstáculos escondidos a lo largo de la costa del Mar del Norte para evitar que los Aliados se acerquen

Estos obstáculos se colocaron cerca de la costa, pero ocultos bajo el agua durante la marea alta, cuando era más probable que el enemigo atacara. Evitan que los barcos enemigos se acerquen a la costa. Con un poco de suerte, podría incluso dañar el barco.

El museo militar al aire libre alberga más de 2 km de trincheras por las que los visitantes pueden caminar.
El museo militar al aire libre alberga más de 2 km de trincheras por las que los visitantes pueden caminar.

Caminar a través de los 2 km de trincheras hace que sea más fácil visualizar cómo debe haber sido la vida de los soldados estacionados allí.

Vista que muestra la posición estratégica del Muro Atlántico
Vista que muestra la posición estratégica del Muro Atlántico

A pesar de mi falta de interés en la historia militar, disfruté mucho de mi visita al Museo del Muro Atlántico. Ser capaz de recorrer la fortificación realmente le dio vida a la historia. Es mucho más interesante que mirar fotos o armas antiguas en un museo tradicional. Recomiendo encarecidamente una visita.

Museo del Muro Atlántico: saber antes de ir

  • Puede caminar directamente desde Ostende a lo largo del hermoso paseo marítimo como lo hicimos nosotros (~ 90 minutos a pie), o tomar el tranvía que para justo enfrente del museo.
  • Traiga un mapa ya que la entrada al museo es un poco difícil de encontrar y no está en la carretera principal.
  • El tour de audio autoguiado de 2 horas por el museo al aire libre cuesta unos 6,50 € muy razonables.
  • Un billete combinado que también incluye el Raversyde Anno 1465 (una recreación de un pueblo de pescadores medieval) cuesta 9,75 €.
  • Raversyde Atlantic Wall está abierto de 10:30 a 5:00 p. m. El Raversyde Anno solo está abierto de 2:00 a 5:00 p. m.
  • El museo militar es un museo al aire libre, lo que como su nombre indica significa que está al aire libre. Vístase en consecuencia ya que estará afuera por ~ 2 horas.
  • Los baños solo están disponibles en la entrada, no a la mitad del recorrido, así que vaya antes de comenzar el recorrido.
  • Para obtener más información, consulte el sitio web oficial aquí.

Alojamiento en Ostende

El hotel de arriba es divertido y vibrante y viene completo con un tobogán en el vestíbulo. Es una propiedad frente al mar y ofrece entretenimiento en vivo por las noches. Es un excelente lugar para hospedarse si visita Ostende con sus cómodas habitaciones, bar y salón donde puede relajarse y descansar después de explorar el Museo del Muro Atlántico.

C-Hoteles Andrómeda tiene una calificación excelente y es una propiedad frente al mar. Disfrute de algunas de las mejores vistas desde la terraza privada de su habitación. Y asegúrese de darse un chapuzón en la piscina y visitar el spa en el lugar. Si visita durante los meses más cálidos, asegúrese de pasar algún tiempo en la terraza. Es un gran lugar para relajarse.